• Fabricio Alaña SJ

¿Puede un joven manaba, un guayaco ser santo?


Si por santidad entiendes solo sacrificio, cruz, tristeza, solo misas largas, largos rezos, aislarte de los demás para no contaminarte de la carne, del mundo y del demonio que busca a quien devorar… Ni Francisco de Asís, Ni santo Domingo que fundo su “orden religiosa en un pub”. Ni Ignacio de Loyola, ni don Bosco, ni santa Teresa ni Juan de la Cruz, ni Pedro Claver, ni Alberto Hurtado hubiesen sido reconocidos como santos. Perdón todo el listado de santas y santos que no pongo.

Es que el símbolo que acaba de hacer el Papa Francisco al reconocer a un joven de 15 años, cambiará la doctrina, la figura y la misión de la Iglesia si lo sabemos interpretar. Reconoció como santo a CARLOS ACUTIS, que usa zapatos nike, jean y chompa y así está enterrado y venerado su cuerpo al ser reconocido como santo de la Iglesia Católica el pasado 10 de octubre del 2020.  Patrono del ciberespacio donde realizó su misión de compartir su visión de Dios, de Jesús, de la Iglesia, de ser “generación millenial”, de ser un joven influencer como se dice a los que tienen récord de público en las redes, nos cambia el concepto de santo y nos acerca a la intención de Jesús de Nazaret que lo seguía multitud y dejaba tocar, oler, besar porque la gente no solo lo quería, sino que lo reconocía como el enviado de Dios que vino a ofrecernos otra imagen de Dios, lejos de la norma, templos o ritos y cerca de la calle, de la gente, por eso la multitud de publicanos y pecadores se entusiasmaban al conocer a Jesús, los pulcros y rectos fariseos y doctores de la ley se preocupaban y angustiaban. (Lucas 15, 1-10).

Carlos Acutis, nació en Londres en 1991, a donde sus padres se había trasladado por motivos laborales, pero creció en Milán y fue beatificado en Asís. Y dando la razón de su santidad el Papa Francisco nos dice:  “que fue desarrollar lo que le gusta a un joven y saber utilizar las nuevas tecnologías de comunicación para transmitir el Evangelio, comunicar valores y belleza”. Por eso mi querido joven guayaco, manaba, quiteño, esmeraldeño de cualquier parte del mundo que me puedas leer te invito a conocer la vida de Carlos Acutis. Te comparto las reflexiones del blog pastoral sj de los jesuitas de España, al respecto:

“«Por primera vez en la historia se podrá ver a un santo vestido con pantalones vaqueros, zapatillas de deporte y sudadera. Eso es un gran mensaje». Así se pronunciaba el rector del Santuario de Asís donde Carlo Acutis, un italiano fallecido de leucemia fulminante.


A los santos nos los imaginamos dentro de un hábito o llevando una sotana. Quizás por eso impresiona ver expuesto ahora el cuerpo de Carlo, vestido con la misma ropa que hoy, por ejemplo, te has podido poner, en un día normal. Seguramente, llevando una vida no muy distinta a la tuya con 15 años: clases, voluntariado, familia, amigos, ordenador, ocio. Rutina. Pero con una apertura a lo sobrenatural que hizo de su vida ordinaria algo extraordinario. «Todos nacen como originales, pero muchos mueren como fotocopias» –dijo–. Quiso desmarcarse e hizo de su fe la prioridad, el motor de todo: «estar siempre unido a Jesús, ese es mi proyecto de vida». Los que le conocían veían algo especial: santidad, vestida con vaqueros.


Ser santo asusta y, ya sé, parece que no es popular. Pero ser santo es aquello a lo que invita la fe, si se vive con coherencia y alegría. Querer ser como Jesús, en tu modo de amar, en lo que te apasiona hasta robarte las horas. Estar con él. Sin dejar de ser tú. Es más, siendo más tú que nunca. Libre. Viviendo como él y por él. Sin evitar los dilemas, pero sin tirar por la opción más sencilla: distraerse y dejar de buscar, evitar la dificultad y el dolor. Más bien apostar y entregarse. Y ver en su entrega, en su cruz, la tuya propia. En tus opciones, en tus decisiones, las pequeñas y las grandes, tenerle en cuenta a Él. Y a sus preferidos. En cómo ocupas el espacio y el tiempo, ser testigo de una esperanza. Que te saca más allá de estas coordenadas. Que te lleva a comunicarla. Que te lanza hasta el infinito. Y que te lleva a correr allá por donde Él te lleve…llevando, también, unas zapatillas de deporte” .

Por

Fabricio Alaña E sj

PARA SEGUIR PENSANDO


¿PUEDE UN JOVEN MANABA  O GUAYACO SER SANTO?

CLARO QUE SÍ, si se atreve a ser original y no copia de nadie.


¿EN DONDE SE PUEDE REALIZAR LA SANTIDAD?

En donde estés, casa, calle, colegio, ciberespacio, etc.


¿QUÉ ES LO QUE NOS MUEVE A SER SANTOS?

SER COMO JESUS hombre libre y abierto a los demás.

57 views

© 2018 Para ti Joven. Todos los derechos reservados.