• Fabricio Alaña SJ

Papá, Mamá: ¿Por qué debo ir a la escuela?


Esta pregunta es común en muchos, muchísimos casos, chicos, pero soy testigo y lo puedo notarizar que cuando el colegio en donde trabajaba decidió tomarse en serio la innovación pedagógica, que no es mera actualización o adaptación sino una refundación de la pedagogía, del currículo, del rol del estudiante y del docente, de la organización escolar, nuestros primeros críticos y jueces son nuestros alumnos y uno de esos pequeños llegaba a decir a sus padres: “PAPA, MAMÁ LLEVAME A MI ESCUELA PORFA, NO DESEO ATRASARME”.

Esta maravilla no se improvisa, requiere más que formación en todo sentido, en especial de tener en cuenta a quién educamos y para qué educamos, lo cual quiere decir que se conoce el contexto de nuestros chicos, de nuestra comunidad y desde allí se diseña un currículo que responda a esa realidad y se tenga clara la pregunta de todo docente qué enseñar y cómo conseguir que aprendan. Al no considerar las emociones de los chicos, sus maneras de aprender, así como el contexto donde vive, los problemas sociales, humanos, económicos o técnicos, jamás habrá innovación, ni claridad en el sentido de la educación.

Quienes primero deben tener claro este panorama, son los padres de familias, los verdaderos educadores y quienes escogen un centro educativo para poner lo más sagrado que tienen, sus hijos e hijas, en manos del saber, del querer y no solo de la técnica de un grupo de profesionales que llamamos maestros y maestras. Hoy, sin construir comunidad educativa y no una mera relación contractual en los colegios privados o de beneficios en los colegios públicos es imposible educar con sentido.

Si el padre de familia no cumple su rol de educador pedirá que otros formen el corazón y mente de sus hijos y eso tiene el peligro de adoctrinamiento o manipulación. Por algo muchos empresarios, políticos y hasta religiosos de varias confesiones usan la educación como su plataforma de lucha o propuesta esencial de su misión. La educación es responsabilidad de todos, en especial de los padres y madres de familia y no solo de técnicos y funcionarios.

Por ello, los invito siempre a tratar de contestar con honestidad, realismo, entusiasmo e imaginación la pregunta de los grandes filósofos de todos los siglos, LOS NIÑOS DESDE LA MÁS TIERNA EDAD, en especial cuando comienzan a preguntar ¡Y ¿por qué?! El diálogo que sigue es entre el famoso educador inglés Richard Gerver y su hijo después de comenzar las clases:

“-Papá, me gusta el cole. –Me alegro. Es divertido. ¿Verdad? Sí, pero ¿por qué tengo que ir todos los días? Porque te va a ayudar a aprender cosas. - ¿Por qué tengo que aprender cosas? –Porque es importante y divertido. –Jugar en casa es divertido. ¿Por qué es importante? –Porque te va a ayudar a ser inteligente cuando seas mayor. –Pero mamá dice que ya soy inteligente. Siempre me dice que soy un niño muy inteligente. –Claro que lo eres, cariño, y si te esfuerzas en el cole, podrás encontrar un buen trabajo cuando seas mayor. –Entonces, ¿me enseñarán a ser Andy Murray (famoso tenista británico), porque eso es lo que voy a ser de mayor?... El diálogo siguió.

¿Dónde está la magia de conectarse con los estudios, con los colegios? Cuando se consigue, de parte de los chicos una conciencia creciente de quién es y de lo que puede hacer. Cuando el centro educativo desarrolló un ambiente para que cada cual encuentre su “Elemento” en donde están esas ganas, motivaciones con el descubrimiento de sus habilidades y el desarrollo de las mismas para aportar cambios positivos al mundo. ¿Qué respuestas tenemos los educadores cuando los chicos nos preguntan por qué? ¿Qué respuestas tienen los padres y madres de familias? Y ¿qué preguntas deben formular los chicos para encontrar sentido a los estudios e ir al colegio?

Por

Fabricio Alaña E.

PARA SEGUIR PENSANDO:


¿Qué respuestas tenemos los educadores cuando los chicos nos preguntan por qué?

Es importante hacer una lista de un mínimo de tres, con contextos distintos.


¿Qué respuestas tienen los padres o madres de familia cuando los chicos preguntan por qué? ¿En dónde se encuentran PP.FF? En los que dicen: ¿Por qué soy tu padre? ¿en dónde solo se ven motivos utilitaristas y no altruistas, humanistas? O…


¿Qué preguntas deben formular los chicos para encontrar sentido a los estudios?

Ken Robisson, te diría: ¿en dónde está tu elemento, tu centro vital del yo con el mundo?


P. Fabricio Alaña Echanique SJ, Mg

Correo electrónico: fabro1965@yahoo.es

fabroecu21@gmail.com

Blog: www.fabrosj.com

23 views0 comments

Recent Posts

See All