• Fabricio Alaña SJ

MARIA ME LIBERÓ


Un grupo de jóvenes de un colegio católico comparaba su manera de expresar la fe con la de sus padres. Mi madre reza las novenas, asiste a la Iglesia, prende velas a santos, escucha programa radiales de la religión. Mi papá de vez en cuando va a misa. Pero yo, apenas rezo la oración a La Virgen María que me enseñaron en el colegio y a lo mucho guardo la estampita en mi billetera junto con dinero y otras cosas que pongo. No me atrae más. No sé por qué, simplemente es así. Así soy.


Otro joven le interpela, pero cuando vienen los exámenes allí si vas a la capilla- ¿cierto? Bueno, antes de la pandemia era así. Ahora, solo acudo a mi estampita de la Virgen.


¿Qué es lo que cautiva a los jóvenes a ir más allá de sí y encontrar valor a lo religioso? La religión entendida como separación de lo profano como solo visible en espacios que se consideran sagrados ya no está dando resultado, mas si hoy, esos espacios son virtuales donde se encuentran muchos eventos litúrgicos para expresar la fe. Las normas, los decretos de lo que tienen que hacer para expresar su amor y confianza, que arrodíllate, que inclínate, etc, no motivan ni comunican trascendencia ni importancia a los jóvenes que expresan en libertad y espontaneidad sus sentimientos y emociones.


¿Qué te motiva a amar? ¿a salir de ti y dar lo mejor? Para un joven un rostro bello, una mujer pilas, creativa lo cautiva, no solo lo motiva. Los sermones y homilías sobre María, la madre d e Jesús, se centran en lo divino y en su importancia en la historia de la salvación, como la mujer pura, sin mancha, virgen que dio a luz al Hijo de Dios por omnipotencia del Creador y Señor. Así María es la reina, la cuasi diosa de la fe, admirable por sus características muy poco humanas. Quedó atrás, María de Nazaret, así nos quedamos con una parte de María…y a esa veneramos, como dice una estrofa de la canción: “La niña que Dios amó y escogió como Madre de Cristo, el Hijo de Dios, María que el pueblo entero eligió del cielo Madre y Señora”.


Para un joven, la belleza siempre lo va a atraer, pero no está solo en lo físico sino en esa capacidad de comunicar empatía, sensibilidad por lo humano, solidaridad, esperanza. A muchos jóvenes las mujeres los han salvado de caer en drogas, de malas notas en sus estudios. Otras veces lo han aprisionado y destruido, justo cuando lo bello se separa de lo bueno, de un corazón noble y de hacer el bien en libertad y no por interés. Esa es la mejor manera de expresar la fe, y no haciendo gestos de confianza donde se espera que la Madre/mujer supla o cubra todas las debilidades de sus hijos. Eso es fealdad del corazón, bajeza de ánimo.


Una mujer en algún momento de su vida será madre, física o espiritualmente de alguien, será buena madre si es buena educadora en la libertad de un amor que acoja y respeta la diferencia del otro, pero que anime a ser mejor, a caminar con sentido. El amor verdadero de lo humano crea proyecto, engendra futuro, apuesta por un mundo mejor.


Es la mujer la que tiene unas características específicas que ayudan a salir adelante en la vida, en medio de tanta dificultad. Cualquier ser humano puede sacrificarse, hacer su salto y salir de crisis. Pero en la cotidianidad de la vida, en las pequeñas y grandes cosas como el ordenar la casa, organizar el hogar, y en especial en el día del parto esos dolores y sacrificios son específicos del ser mujer que refleja que lo divino se expresa de mucha maneras pero la mejor manera es cuando nos da alegría inmensa después de un parto, de un nacimiento. Imposible no ver el misterio de lo Divino en medio de lo humano engendrando vida.

La siguiente estrofa de la canción antes citada nos hace más humana y real las característica de María la madre de Dios, siendo esa misma la función de cualquier mujer que un hombre se encuentra para forjar una vida, un proyecto de amor, que la maldad y envidia no podrán vencer: “En cada mujer que la tierra creó, un trozo de Dios María dejó un sueño de madre María plantó para que el mundo encontrara paz. María que hizo a Cristo hablar, María que enseñó a Jesús caminar…”.

Esta semana celebramos ya la fiesta de María de la Merced, que nos ha cautivado con su rostro bello y con sus gestos de libertad, en Manabí, en especial en Portoviejo su devoción no pasa desapercibida, la pandemia no confinó ni encerró la esperanza de ser libres en la fe y en el amor, ese es el tributo que hoy se necesita: ser libres para amar, esa es la función de la religión y de la espiritualidad.

Por

Fabricio Alaña E.

ACTIVIDADES

¿QUÉ ES LA RELIGION? Escribe dos características.

Actos de culto o expresiones de amor. Da las tuyas.


¿QUÉ ES LO QUE CAUTIVA A UN JOVEN? Escribe dos posibilidades.

La belleza de un mujer noble y la esperanza para crear proyectos de vida.


¿LA ESPIRITUALIDAD A MARIA TE DA ESPERANZA? ¿CÓMO?

Mirando su rostro más que belleza experimento ternura, eso me anima a amar.


66 views

© 2018 Para ti Joven. Todos los derechos reservados.