• Fabricio Alaña SJ

Magdalena, Ignacio y Bolívar



¿Conoces a María Magdalena? ¿sabes por qué está en nuestro imaginario social? ¿Puede tener algo que decir sobre el liderazgo a la humanidad de hoy? Y, ¿por qué relacionarla con un santo, como Ignacio de Loyola? Y ¿qué tiene que ver con un General como Simón Bolívar? ¡Ay! Pedro, tus mapas mentales te llevan a relaciones muy raras que te hacen pensar muchas cosas. ¡Así es la vida, Juan: pienso luego existo!

En este confinamiento obligatorio y en el mes de Julio, celebramos el día de María Magdalena, 22 de julio, el día del nacimiento de Simón Bolívar 24, y el 31 el día de san Ignacio de Loyola, me preguntaba ¿por qué están en el calendario religioso dos de ellos y en el civil el otro? Después de todo, ellos son seres humanos que en algo han coincidido para que el mundo religioso o el mundo civil les dedique un día para recordarlos. Lástima que a muchos jóvenes solo les sirve para pedir un día de vacación y dedicarse a otras cosas a veces, muy distintas a la razón de ser del festejo del santo o del héroe.

¿Por qué recordamos a María Magdalena? Unos como la famosa pecadora, a lo mejor prostituta. Otros, con más formación religiosa, la primer testigo de lo que para los cristianos se concibe como el fundamento de la fe y el inicio de la predicación misionera: la resurrección, Cristo está vivo. Algún fanático de la ficción como la mujer o amante de Jesús. Y hoy los Papas, como la Santa, mujer modelo de fe y perseverancia en la búsqueda de la verdad :¿dónde lo han puesto?, de la belleza de los afectos: “mi Maestro” y del impulso misionero: fue a contar que ha visto al grupo.

Magdalena en breves rasgos, tiene una verdad, cuyo fundamento no está en la verificación empírica de datos, sino en la autenticidad de gestos, afectos y probabilidades que permiten narrar una historia. Es lo femenino en la historia de la religiones, cuya perseverancia y detalles (fue de mañana con los óleos al sepulcro) hacen posible creer en el amor, la verdad, la lucha por la vida. Un líder será líder ayer y hoy, por su perseverancia en el bien, la verdad y contagiar a otros cuando se preocupa de los detalles que los jefes olvidan con facilidad. Eso hace creer en el afecto como valor en la lucha. Gracias María Magdalena.

¿Qué podemos decir de Ignacio de Loyola? Mucho ha dicho la historia y la literatura, desde militar, vasco testarudo y perseverante, hasta noble conquistador de damas, escalador de estatus social, como el gran contagiador de una experiencia trascendente, el amor de Dios que viene de arriba y actúa en nuestro mundo, que lo hace ser ante todo, como lo definieron unos monjes benedictinos en la aldea de Manresa, “aquel peregrino que era loco por el amor de nuestro Señor Jesucristo”, es la mejor definición de Ignacio de Loyola. Y, ¿cómo se relaciona eso con el liderazgo que hoy necesitamos? En la genialidad de saber unir contrarios, la dureza de la misión con la ternura de los amigos, el peregrinar solo con la búsqueda de amigos en el Señor para la misión, y el organizar la misión y la congregación para la Mayor Gloria de Dios, teniendo en cuenta los deseos y los afectos humanos, sus tiempos, sus personas, sus ritmos y sus espacios.

Como dice un amigo, Jhony Cedeño, pastoralista de la U.E Cristo Rey, en un escrito inédito. “La locura de Ignacio se debe al ideal del Reino de Dios, cuyo fundamento es la justicia, la solidaridad y la cercanía a los pobres. Esta locura fue más de afecto que de razón, pero después la combinó con el arte del discernir el mayor bien y servicio posible. Pero la concreción de esa locura se manifiesta en los criterios éticos que iluminan el mensaje de Jesús de Nazaret”.

Y ¿cómo mezclar el liderazgo de Bolívar, un niño rico, burgués, mujeriego, tirado a ilustrado? ¿Acaso no es eso la serie de Netflix “Bolívar”, que hoy muchos hemos visto?

Sí y no. Si bien se ve lo uno, más se manifiesta lo otro. Un perdedor no nos hubiera legado la riqueza de la libertad de cinco naciones. Se ve en Bolívar un estilo de Liderazgo, que si bien se acerca al caudillismo, supo alejarse de él y fomentar otros liderazgos, respetando su personalidad, sabiéndolas aprovechar para la causa: Páez, Córdova, Santander, Sucre, Manuelita, entre otros. El liderazgo de Bolívar crea escuela y si en alguna frase se puede plasmar el valor y la verdad de su vida, sería aquella: "Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”. ¿Idealismo, serenidad ante la muerte, valentía, visión y consolidar un proyecto y unidad? Estos son los rasgos de un auténtico líder.

¿Qué me enseñan Magdalena, Ignacio y Bolívar? La complejidad de la vida y de la historia, las múltiples posibilidades de la condición humana y los valores en que vale la pena arriesgarlo todo. Lo sagrado y lo profano, puede ser mental, lo que importa es lo humano y su dignidad.

Por

Fabricio Alaña E.

ACTIVIDADES:

1. ¿TE ANIMAS A VER UN VIDEO O LEER ALGO DE MAGDALENA-IGNACIO O BOLIVAR? En Google encuentras todo, te invito a buscar diez frases famosas de Bolívar.

2. ¿PUEDES HACER UNA ENCUESTA PREGUNTANDO QUÉ ES LA LIBERTAD? Escribe tu opinión en relación a Magdalena, Ignacio y Bolívar

3. ENTENDIENDO ESTE PEQUEÑO ESCRITO: QUÉ NOS APORTA AL VERDADERO LIDERAZGO MAGDALENA, IGNACIO, BOLIVAR ¿Será la afectividad en la lucha, la ética de máximos y no de mínimos y la dignidad humana?

99 views

Recent Posts

See All

MARIA ME LIBERÓ

Un grupo de jóvenes de un colegio católico comparaba su manera de expresar la fe con la de sus padres. Mi madre reza las novenas, asiste a la Iglesia, prende velas a santos, escucha programa radiales

© 2018 Para ti Joven. Todos los derechos reservados.