• Fabricio Alaña E.

¿Matrimonio Igualitario? Dialoguemos

Updated: Jan 14


“La sentencia de la Corte Constitucional abrió el camino hacia el matrimonio igualitario. Después vendrá ya el otro punto de los hijos que pueden ser adoptivos. Eso no lo hemos tratado. ni yo me atrevería a decir nada al respecto. Como jueces no podemos adelantar criterios” (Hernán Salgado, presidente de la Corte Constitucional, diario metro ecuador publicado en Instagram 14 de junio 2019).

¿Me pueden decir qué matrimonio no es igualitario en su esencia y sentido?

Cuando un hombre y una mujer se casan, lo deberían hacer en libertad y hacer público su consentimiento voluntario en mutuo acuerdo.

¿Qué quiere decirnos la Corte Constitucional con esta frase que legaliza la unión de personas con el mismo sexo? Y deja planteada la consecuencia de la decisión: el camino abierto para que matrimonios del mismo sexo completen su proyecto de vida cerrando el círculo íntimo familiar con adopción de niños.

- ¿Qué imagen de familia surge de esta propuesta?

- ¿Qué sociedad queremos formar todos, no solo una parte? Recordemos que el Todo es mayor que las partes para forjar unidad y tejido social.

- ¿Cómo educar a las nuevas generaciones? ¿Cuándo nos pregunten los más pequeños qué es ser hombre, qué es ser mujer, cuáles son sus características, qué le vamos a decir? Cuando pregunten qué es la familia, cuál es su finalidad?

- ¿Nos contentaremos con decir que cada cual debe hacer con su vida lo que le da la gana?

- ¿Qué nos hace ser nosotros mismos?

- ¿Qué nos hace felices?

Hay cuestiones de fondo que la legalidad de las instituciones que deben normar el Buen Vivir, no toman en cuenta a la hora de regularizar la convivencia social. Si queremos que la esencia de lo humano: el amor, la ternura, la entrega, la intimidad esté normada y no pensada y vivida con gozo, con sentido ¿cómo educar a las nuevas generaciones bajo qué principios de felicidad, armonía y desarrollo del ser? La pobreza filosófica de los sabios legistas nos ha metido en un debate del cual hay que tener claro que la violencia, el fanatismo, la toma de postura visceral, no, nos ayudará a forjar la unidad social de nuestro país, ni a fomentar el derecho que tienen TODOS los que vivimos en él, este suelo que nos nutre y cobija a luchar por aquello que nos hace libres, dignos y humanos.

Para los colegios, cuya razón debería ser el formar personas conscientes, compasivas y comprometidas con el país y el mundo, se nos está presentando una oportunidad maravillosa para reflexionar sobre el modelo de persona que queremos construir donde entremos todos, nos respetemos, cuidemos la naturaleza y a los más débiles.

Los invito a que, no, nos quedemos callados, pensemos y comuniquemos nuestro punto de vista, siempre desde la perspectiva del respeto propio y hacia el otro. Es necesario que en nuestras instituciones revisemos los proyectos educativos y pastorales. Que tengamos claro la diversidad que vivimos y la complejidad de la misma. Unámonos a lo que nuestros pastores nos aconsejen y repensemos bien la sociedad que queremos.

Ojalá podamos armar un conversatorio al respecto en cada familia, en cada colegio, un conversatorio libre de fanatismo con la mirada en buscar cómo formar a nuestros chicos para la felicidad, armonía y el desarrollo del ser.

El país que queremos todos, lo hacemos todos, pero la base es el diálogo y la sinceridad, desde nuestra identidad podremos relacionarnos, lo contrario es una exploración que todos tienen derecho cuando no se ha consolidado un proyecto de vida real. Conversemos sin fanatismos, pero tengamos claro qué futuro queremos construir y qué modelo de persona forjar.

La base de fondo es la libertad y la igualdad. Ya San Pablo nos decía: “Por la fe en Cristo Jesús todos ustedes son hijos de Dios. Ya no se distinguen judío y griego, esclavo y libre, hombre y mujer, porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús”. (Ga: 3:27-28).

Por:

Fabricio Alaña E.

Reflexionemos:

¿Qué entendemos por matrimonio igualitario?

Cuando una pareja hace público su amor y fidelidad, en reciprocidad y verdad.

¿El hombre y la mujer nacen o se hacen?

Biológicamente nacemos con características definidas, pero es el hacer lo que nos identifica.

¿Cómo construir un país?

Desde un proyecto social común, el todo es mayor que la parte.


155 views

© 2018 Para ti Joven. Todos los derechos reservados.