• Fabricio Alaña E.

APRENDER ¿QUÉ Y CÓMO?

Updated: Jan 14


Aprender es crecer y punto, es mi mensaje simple, pero no simplista para los jóvenes a quienes amo y escribo. Para crecer hay que conocer, comprender, distinguir y decidir aquello que me sirve para mi crecimiento humano integral. ¿Eso es otra cosa entonces? No, es el desarrollo del ser, no el acumular conocimientos ni datos que después se olvidan.

Todos intuimos, sabemos, queremos, experimentamos qué es aprender. Hoy todos vemos que la tarea esencial de la educación no es transmitir información sobre cabezas o almas vacías. Sabemos que el paradigma moderno es centrarse en que los chicos aprendan. El gran problema es que no nos ponemos de acuerdo en qué deben aprender y mucho menos entendemos cómo aprenden los chicos sin lo cual no se puede conseguir el objetivo de la educación. Ojalá entendamos que la ciencia de la educación se debe relacionar con las otras ciencias del ser humano, psicología, teología, sociología, neurociencia entre otras.

Hoy todo el mundo entiende que la educación “encierra un tesoro”, “es la base del desarrollo”, “se juega el futuro de la humanidad”, “forma los líderes del futuro”, “posibilita el cambio del mundo”. Políticos, empresarios, religiosos, médicos, economistas, cantantes, periodistas, psicólogos, administradores entre otros se creen con derecho a dictar leyes, normas sobre qué es la educación o cómo debe ser. Pero nadie se centra en el aprendizaje: ¿qué es lo esencial aprender para ser persona, para ser feliz, para ser responsable?

Hoy, se escucha menos a los docentes, los verdaderos profesionales de la educación, quienes deben decir una palabra sobre cómo vienen los chicos a los centros educativos, el poco apoyo que encuentran en casa y las grandes oportunidades o peligros que les brinda la calle, las redes sociales, los amigos. Los maestros conversan con los chicos y entienden las dificultades de aprender cuando se vive en familia con padres separados, la desaparición de alguno, los peligros en las mismas familias. Hoy los maestros son objetos de muchos planes y programas sobre educación, pero no se los tiene como sujetos del proceso en donde se juega la vida, la oportunidad de aprender y de encontrar sentido a la historia y poder cambiarla o mejorarla.

Reconozco que no aporto, por el momento soluciones. Dejo planteado un gran tema, pero ojalá se abra el debate. Mientras no clarifiquemos qué modelo de persona y sociedad queremos no conseguiremos los aprendizajes significativos para la vida. Mientras no cambiemos la mirada de tanta concentración en las habilidades duras, ciencias, matemáticas, lengua, idiomas, tecnología, etc, y no demos más valor a las habilidades blandas, valores, emociones, bellezas, artes, habilidades para la vida, viviremos en una esquizofrenia técnica que seguirá manipulando conciencias y vidas, el planeta seguirá destruyéndose, ¿que es lo que se ha conseguido con tanta ciencia y técnica?. Invito a repensar en lo esencial para aprender, ojalá sirvan los siguientes versos de un anónimo que encontré en Internet:

APRENDÍ:

“Aprendí que la mejor manera de apreciar algo es carecer de ello por un tiempo. Que nada de valor se consigue sin esfuerzo.

Aprendí que si tu vida carece de fracasos, es que no estás arriesgando lo suficiente. Que cada cosa que logré, la había considerado antes como imposible, que proyectar te proyecta, que la honestidad es la mejor propaganda, que debo ganar dinero antes de gastarlo.

Aprendí a no dejar de mirar hacia el futuro, a valorarme sin sobre estimarme, que debo darme ánimo.

Aprendí que todavía hay muchos libros que leer, muchas puestas del sol que ver, estrellas que admirar, amigos que visitar, que tengo helados que saborear, manos firmes que estrechar, sonrisas que regalar, pensamientos que expresar, árboles que plantar, que el invierno es una amenaza, pero que después de él, todo recupera su encanto.

APRENDÍ QUE TODAVÍA TENGO MUCHO QUE APRENDER”.

Por,

Fabricio Alaña E

Reflexionemos:

¿Cuál es el objetivo esencial en la educación?

Que los chicos aprendan

¿Por qué no nos ponemos de cuerdo en qué debemos aprender?

Ideología, tradiciones, tecnicismos, miedos y por no escuchar a los maestros.

¿Qué es lo esencial que debemos aprender?

Desarrollar las habilidades blandas: emociones, convivencias, utilidades.


169 views

© 2018 Para ti Joven. Todos los derechos reservados.