• Fabricio Alaña E.

LA AUDACIA DE CRECER

Updated: Jan 14


¿Comienza un año más de ir a la escuela? Ya llevas más de 12 años en el mismo centro educativo. ¿En qué puedes evidenciar la importancia de invertir tantos años, tanto tiempo, tanto dinero?

La respuesta variará, dependiendo quién se atreva a contestar. Los padres verán un punto de vista, los hijos otro, los amigos y familiares otro. Lo cierto es que muchos por no decir todos vemos en la educación un proceso de formación de la persona que garantice continuidad no en los meros negocios o profesiones sino en el desarrollo social y humano. El mundo necesita quién lo mejore, quien lo cuide y quien lo sepa administrar para la convivencia de todos. Eso es el para qué social de la educación.

Pero, una educación así no se podrá conseguir si no se despierta el interés personal de los jóvenes en encontrar sentido y significado a su propio crecimiento, a su necesaria transformación personal que lo haga descubrir sus talentos y aplicarlos para su crecimiento integral, para vivir con otros. Cuando un adolescente ve en la educación una oportunidad de crecer, no meramente de tener y desarrollar habilidades y destrezas sino concretar sus capacidades y conectarlas con su yo profundo, un joven se atreve a dar un paso importante en su vida, salir del montón y marcar la diferencia, descubre que se “estudia para ser osado”, “audaz”.

La evidencia de un joven para encontrar sentido a los estudios es la de SER OSADO PARA CRECER. Esto se demuestra cuando logra armonizar sus tiempos e integrar bien todas las actividades que lo hacen humano, que lo hacen contento consigo mismo, juega, practica otros deportes, realiza paseos, dedica tiempo a sus amigos, pero logra dedicarle como mínimo una hora de estudio a cada área de conocimiento, o si su centro educativo está actualizado en las prácticas interactivas modernas, logra investigar para hacer bien los proyectos que se plantean con su grupo base o sus docentes, investiga cómo los problemas de la vida pueden ser material de estudio donde se desarrolle lo que un currículo necesita implementar para que en un país los jóvenes tengan las armas para resolver problemas, pensar alternativas y sobre todo encontrar sentido a la vida.

Otro día hablaremos qué entendemos por el Aprendizaje Basado en Proyectos, lo que hoy quiero recalcar es que los centros educativos debemos aprovechar las energías juveniles, su coraje, su atrevimiento para hacerlos audaces buscadores de la verdad, del bien y del bienestar para sí y los demás. La educación encierra múltiples oportunidades para interesar a los jóvenes en el sentido de la vida, la admiración por la belleza del mundo y los nuevos descubrimientos sean tecnológicos o del tipo que sea que ayuden a encontrar sentido de uso en su aplicación no solo en lo lúdico sino en lo útil y práctico, donde el sentido de la justicia y de la dignidad humana no se negocia y no se puede perder.

Hoy en día lo que más necesitamos son jóvenes audaces que nos hagan pensar que lo que realizan en el día a día tiene un sentido social, humano y espiritual y esto no quita lo lúdico, lo gratuito, lo espontáneo. Jóvenes audaces que he conocido en mi trabajo en un colegio me lo han demostrado, sus nombres resuenan en mí no por sus obras y actuar sino por sus actitudes y sus ganas de marcar la diferencia, de salir del montón, de pensar por sí mismo. Otro día hablamos de algunos de ellos. En este tiempo de Pascua de Resurreción, Jesús nos muestra que la audacia de lo imposible es real, se pudo vencer al mal, al odio, con el amor y la energía del Dios Creador y Padre

Por

Fabricio Alaña

Reflexionemos:

¿Qué es ser audaz?

Atreverse a salir del montón

¿Cómo se puede ser audaz?

Con una Buena Educación que conecta al joven con los problemas de la vida.

¿Tienes ejemplos de jóvenes audaces ? Te invito a que escribas uno

cuando han sabido integrar todos sus tiempos y espacios con los estudios.


80 views

© 2018 Para ti Joven. Todos los derechos reservados.