• Fabricio Alaña, SJ.

LA REVOLUCIÓN JUVENIL DEL 68

Updated: Jan 14


La década de los 60 (1960-1969), fue la década de grandes INNOVACIONES, desafíos, creatividad: el primer hombre en la luna, hecho que aún no se ha valorado lo que eso significó y significa para todos los humanos.

Nuestra capacidad de superar límites, de hacer realidad sueños y deseos. Otro de los grandes inventos de la época fue el Arpanet que se conoce comúnmente como el abuelo de la Red que hoy llamamos Internet y fue la primera red generalizada de computadoras heterogéneas. Arpanet se inició en 1969 y comenzó con un pequeño equipo de investigadores del Departamento de Defensa de EE.UU, con quien también trabajaron colaboradores del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Es decir, se fue configurando lo que hoy llamamos la ERA DIGITAL, TECNOLÓGICA, que nos ha facilitado la vida, como la ha complicado a su mismo tiempo; es otra cultura, otra manera de ser y pensar que se ha configurado, gracias a estos primeros pasos.

Simultáneamente en esta época, hubo grandes contradicciones y conflictos para buscar su libertad, la autenticidad del ser de las personas y los pueblos, en especial de la juventud. Los procesos necesarios y vitales de descolonización se hacían a la fuerza con guerras y guerrillas en Asia, África y Latinoamérica. La explosión de la libertad viene acompañada con la expansión y explotación de los medios de comunicación, donde se da pie al erotismo, relativismo de muchos valores y tradiciones, en especial de la figura de la mujer y su uso comercial, publicitario se llama; se propaga mucha información sin validación o mucha publicidad a la pésima vida de las estrellas del momento, donde reina la droga, el despilfarro. Mucho de esto liderado por las ideologías preponderantes donde todo se reduce a las pugnas de poder. Surge la guerra fría, la división notoria entre Oriente y Occidente como dos culturas totalmente distintas regidas por ideologías irreconciliables. Brota lo oculto, la brecha social, económica entre el norte y el sur o la explotación de los del norte hacia los del sur: Vietnam, la Primavera de Praga, Che Guevara, entre otros nombres y procesos que se dan.

En 1968, y en especial en Mayo de ese año, la juventud se rebela y a la vez revela lo que es, la potencia de un anhelo de vivir mejor, la no aceptación de una realidad que mata, hiere, desvalora. Surge así la rebelión juvenil en el arte, la música, el teatro, la moda en el vestir. Los hippies, las marchas en contra de las guerras, entre otras cosas, cuya máxima expresión fue en París en Mayo del 68. Estas rebeliones, nos dice un autor (Fernando Balseca, La Revista suplemento del Universo, Domingo 20 de mayo de 2018) No consiguieron cambiar el sistema social y político que provocaba esas injusticias y esas rebeldías, pero mostró lo mejor de la juventud, su anhelo de libertad que no se negocia, que no se acomoda.

Hoy nos queda el legado de la juventud del 68: Otro mundo es posible. El punto está en que hay que despertar a la juventud actual adormecida en muchos lados por los encantos de la tecnología o el dinero fácil. Queda a los padres y educadores señalar el horizonte de un camino que no recorrimos los adultos, pero que hoy sentimos que otros lo pueden hacer mejor si logran inventarse y redescubrir la verdad profunda del ser humano que siempre será paz, unidad, belleza, amor, y si esto no hay, es imposible seguir caminando.

Que no nos quiten nuestros sueños. Joven tú eres el tesoro que en muchos aspectos aún no hemos logrado llegar, anímate a ser mejor, demuéstralo.

“Seamos realista, pidan lo imposible”. “Un pensamiento que se estanca, es un pensamiento que se pudre”.

Por

Fabro, S.J.

Reflexionemos

¿Qué sabes de la década de los sesenta?

Fue la década de grandes inventos y de grandes revoluciones.

¿Qué fue lo más impactante de esos años?

Sus contradicciones: a mayor tecnología, mayor ideología, desigualdad.

¿Quién puede marcar la diferencia?

El joven que ama y desea la libertad.


728 views

© 2018 Para ti Joven. Todos los derechos reservados.