• Fabricio Alaña, SJ

TOP 10 SKILLS IN 2020 (Las 10 habilidades básicas para el 2020)

Updated: Jan 15


La pregunta del para qué se estudia y el para qué se enseña ha tenido variedad de respuestas en función del contexto en que se vive, los intereses que se persiguen como de las necesidades e ideales que se forjan los chicos, sus padres y la sociedad. Es siempre necesario el repensar nuestra finalidad educativa, como evaluar la ejecución de la misma para ver si vamos por buen camino.

Una de las cosas que se ha dicho últimamente en nuestros medios es que debemos educar para el mundo laboral. Los colegios y las universidades deben preparar a sus estudiantes para el mercado laboral y formar el profesional que se necesita, trabajar bajo presión, dominar tecnologías, sobretodo el Excel y trabajar en equipo. Gracias a Dios existen los ‘‘millennials’’, que rompieron ese esquema. Otras veces, se ha dicho para conservar las tradiciones, cuidar la cultura. Finalidades que salen del pragmatismo, pero que no encierran el todo del sentido verdadero del educar.

¿Para qué mundo laboral se forjará al estudiante del hoy?

Si no hay mucho empleo, si la automatización que trajo la tecnología con la robótica, la cibernética ha suplantado la mano de obra, si la inteligencia artificial hará cosas que normalmente hacíamos los humanos, algún experimento habla ya de robots que operan. El mundo real se ha hecho virtual, y lo más sorprendente a una velocidad y con unas ventajas competitivas que no nos imaginábamos.

Como ejemplo de las ventajas del mundo moderno y tecnológico, tenemos para hablar bastante. Sin embargo, no debemos olvidar su evolución en el caso específico del sector educativo que es donde me desarrollo profesionalmente encontramos las enciclopedias. El siglo pasado la mejor y mayor enciclopedia del mundo era La Británica, cientos de ejemplares, miles de usuarios, millones en ganancias. Vino la tecnología y salió la Biblioteca Digital ENCARTA, superó diez veces más en usuarios a la Británica, con mucho más dinero en ganancia y mucho más económica. No pasan los años y hoy tenemos la enciclopedia virtual WIKIPEDIA, ¡gratis! Millones de millones de usuarios y muchísimas más ganancias para sus creadores. Esto es solo un ejemplo de qué mano y cerebro laboral debemos preparar si la sociedad del conocimiento supera las propuestas tradicionales de educación. En realidad no es que nos cueste cambiar, no queremos cambiar.

The Institute For The Future For University of Phoenix Research (Instituto para el futuro de la Universidad) en el 2011 socializó en internet los resultados de las 10 mejores habilidades que deben tener los humanos para el 2020. Estas habilidades son (hago traducción literal dejando claro que el sentido científico está en el estudio de los creadores y en el uso que se le dé en realidad):

1) Sense making: ser capaz de hacer las cosas con sentido.

2) Novel and Adaptive thinking: pensamiento innovador y flexible

3) Social Inteligence: Inteligencia social (lo que llamamos empatía)

4) Computacional Thinking: inteligencia digital, de esto saben los jóvenes.

5) New Media Literacy: alfabetización en los nuevos medios (tecnológicos)

6) Cognitive Load Management: Gestionar el conocimiento.

7) Cross Cultural Competency: Competencia Cultural Cruzada (multiculturalismo)

8) Design Mindset: mentalidad de diseño.

9) Virtual collaboration: Colaboración virtual, trabajar y conectarse en red

10) Transdisciplinarity: transdisciplinaridad: formas de investigación integradoras.

¿Estamos formando a nuestros jóvenes para las competencias del siglo 21? ¿Somos conscientes de lo que estamos enseñando y el para qué?

Nuestro mundo actual es distinto que el de ayer, no lo juzgamos, lo agradecemos, pero ¿estamos preparando para el mañana? Una de las características del presente mundo es que ya es global e interconectado, diverso y flexible. Las herramientas comunicacionales que se manejan hoy requieren una alfabetización más allá del texto. La creación progresiva de máquinas y sistemas inteligentes deja al ser humano fuera de ruta pero con múltiples tareas y requerimientos de aprendizaje. O sea habrá oferta de empleo en el futuro, pero será totalmente distinta a lo que estamos formando actualmente, la innovación entendida como disrupción brusca en lo que hacemos y la colaboración con otros para pensar, crecer y ver alternativas será la base de las habilidades del futuro. Padres de familia, empresarios y educadores ¿lo tenemos claro?

Reflexionemos:

¿Tenemos claro el para qué educamos?

Sí, si sabemos analizar el contexto local y mundial en que vivimos

¿Cuáles serían las características del trabajador del futuro?

Su capacidad de INNOVAR y COLABORAR con otros

¿De las diez habilidades del futuro anotadas, cuál se aplica a tu realidad?

Cada cual contesta, uno o tres No más.

Por:

Fabro, SJ


245 views

© 2018 Para ti Joven. Todos los derechos reservados.