• Fabricio Alaña, SJ

ENCONTRARSE CON DIOS ¿DÓNDE Y CÓMO?

Updated: Jan 15


‘‘Muchas personas religiosas no sabemos dónde encontrar a Dios. Lo peor, a veces lo intuimos, pero no sabemos cómo. San Ignacio de Loyola nos dejó como misión contagiar nuestra experiencia con Dios en Cristo Jesús, eso son los retiros Ignacianos que hacen no solo los Jesuitas, sino nuestros alumnos de los colegios jesuitas del Ecuador’’

Fabricio S,J.

Experiencia de Eduarda Ruiz estudiante de 3ro Bachillerato.

Ejercicios Espirituales – Machachi Junio de 2017

Deseo expresarles qué fue lo que sentí esos tres días de retiro espiritual y contarles un poco cómo fue una de las mejores experiencias que he tenido en toda mi vida. ‘‘Los Ejercicios Espirituales en Machachi’’

Antes de emprender nuestro viaje a Machachi, yo tenía muchas dudas entre ellas:

  • si iba a poder hacer silencio,

  • si esto de alguna forma me iba a ayudar a reafirmar mi fe en Cristo,

  • si era una convivencia

  • incluso llegué a pensar que sería otro curso más de religión,

¡bueno, ahora sé que estaba muy equivocada!

Los Ejercicios Espirituales principalmente se presentan como un horizonte para salir de malos hábitos, conocer mejor la propia fe y cambiar tu vida de una manera que tal vez tu nunca imaginaste.

Ahora siento que mi visión de la vida es otra, siento que soy una persona nueva y renovada. Recuerdo que el primer día nos enseñaron el "Principio y Fundamento" a muchas se nos hizo difícil pensar y entender qué era lo que Dios quiere que hagamos en nuestras vidas.

Les contaré algo que aprendí, y es que todos estamos llamados a cumplir una misión en nuestra vida, simplemente debemos darnos cuenta cuál es. La mayor parte del día en Machachi la pasé meditando, pensando,

¿Qué es lo que Dios quiere de mí?

¿Cómo me doy cuenta de esto?

¿Qué debo hacer de mi vida en adelante?

¿Qué aspectos negativos debo cambiar de mí para ser alguien mejor en la tierra?

Gracias a estos ejercicios ahora estoy muy clara en quién soy y muy segura de qué voy a hacer por el resto de mi vida.

Todos los días me repitieron dos frases muy importantes que me quitaron una venda de los ojos y me permitieron ver el mundo en el que vivimos y como muchos nos hemos dejado llevar por lo erróneo, estas frases son las siguientes:

· Tanto, cuánto. ¿Y esto qué me quiere decir?

Las cosas en la tierra son creadas para el hombre y para que le ayuden en la prosecución del fin para que es creado, el hombre tanto ha de usar de ellas, cuanto le ayuden para su fin, y tanto debe privarse de ellas, cuanto para ello le impiden.

·No el mucho saber harta y satisface el alma, sino el sentir y gustar las cosas internamente.

Ahora me doy cuenta que la ciencia, la investigación y la educación no me conducen a la plenitud, sino el encontrar sentido en lo que hago y me toca vivir.

Voy a ser muy sincera de corazón, mi experiencia fue magnífica y si tuviera la oportunidad en el futuro con gusto la haría otra vez.

Para concluir, les voy a contar algo que me pasó, tres días antes de iniciar el retiro, estuvimos preparándonos para este, en la preparación me hicieron hacer varios ejercicios que consistían en imaginarme en un paisaje único, donde yo quisiera estar, los tres días imagine el mismo lugar que ansiaba estar.

Cuando estuvimos en el retiro nos mandaron a hacer un ejercicio de meditación, y para esto debía encontrar un lugar agradable donde yo pudiera relajarme, yo sin fijarme donde caminaba me senté en un lugar en el que no había estado en todos mis días que estuve Machachi, cerré los ojos y empecé a hablar con Dios, de repente los abrí y sentí algo rarísimo como si ya hubiese estado ahí, cuando pude observar bien el paisaje era exactamente donde yo había imaginado que quería estar, en ese instante sentí algo que nunca había sentido, a mis abuelos que están en el cielo, al Mr. Juvenal en quien yo siempre pienso, y a Dios diciéndome, al fin me encontraste, en ese momento me llené de una felicidad pura la cual la llevaré toda mi vida en el corazón.

Les quiero decir algo, especialmente a todos mis compañeros que aún no han vivido la experiencia y a los chicos de II Bachillerato que están por vivir una pequeña experiencia de lo que son los ejercicios, den todo de ustedes, ¡en serio entréguenlo todo!

… porque cada minuto que van a pasar será maravilloso e inolvidable, simplemente aprovéchenlo al máximo.

Reflexionemos:

¿Tú puedes encontrar a Dios?

Claro que sí, si deseas ser diferente

¿Cómo encontrarlo y dónde?

Desear encontrarlo y buscar el silencio y la soledad

¿Cómo sé que he encontrado a Dios?

Si soy feliz con lo que soy, mi historia, mi vida, eso me hace más humano y agradecido.

Gracias a Eduarda, y a tantos chicos y chicas que han realizado los Ejercicios Espirituales a conciencia con dedicación en la esperanza y la entrega a Dios. Estas palabras nos motivan a quienes estamos en este camino de acompañamiento en la vida de ustedes a seguir adelante.

Por

Fabro S,J.


448 views

© 2018 Para ti Joven. Todos los derechos reservados.