• Fabricio Alaña, SJ

FELICES LOS JÓVENES SI…

Updated: Jan 15


La felicidad gran anhelo de la humanidad. La tenemos como nuestro Horizonte, sin embargo, no llegamos, no sabemos qué es, no encontramos la manera correcta de alcanzarla. Dejar de perseguirla es anquilosarnos en la finitud de las cosas y entrar en la amargura de una vida que no encuentra sentido. Atisbarla a lo lejos y perseguirla es invitarte a soñar, a no encerrarte en cuatro paredes, tienes derecho a la aventura, a la equivocación, más si eres joven.


Pero esto no es cuestión de edad cronológica sino de actitud vital, es vivir con esperanza, es alzar la cabeza para no meterla en medio de la tierra como los cobardes, es subir el monte de la vida que causa esfuerzo y cansancio, pero que, como los andinistas al llegar a la cima, gozan de una plenitud por la meta alcanzada, se sienten libres y felices de ver un horizonte y otra perspectiva de la vida.

Al cristianismo se le ha acusado de entregar una droga para adormecer al pueblo, en vez de una fuerza que lo libera e impulsa a superar sus males. A Jesús de Nazaret, el hombre que venía de Dios y nos enseñó su voluntad, se le acusó de ingenuo, de agitador social, lo que hoy llamaríamos populista. Si algo podemos acertar sobre Jesús, es que ciertamente fue un agitador de la conciencia, los pusilánimes y de corazón chiquito le daban lástima, no podían entender su proyecto. Por ello, los jóvenes y los de corazón joven solían escucharlo, si bien no entendían muchas de sus palabras, les golpeaba su conciencia y los despertaba para lanzarse a la aventura de la vida.

Donde mejor se puede visualizar el mensaje aventurero y despertador de esperanza de Jesús es en el llamado Sermón del Monte de San Mateo (5-7). Al inicio del capítulo cinco nos pone las BIENAVENTURANZAS. Es su proyecto social, es la revelación de Dios que la toma como su programa, por algo está al inicio de su vida pública. Parece irónico decirle al que sufre, al pobre que no tiene lo necesario para vivir, al perseguido que sea feliz. Y peor parece irreal el decir que será después y no ahora. Pareciera una contradicción por la manera en que está escrito, mas aún revela la esperanza de un pueblo que anhelaba que alguien lo despierte y señale el camino, ese es Jesús.

En su proyecto de las bienaventuranzas nos dice, la felicidad es tarea interior, está en ti y es ahora. Para eso debemos despertar, reaccionar ante las injusticias que vemos, ante la falta de sencillez y opulencia que rodea a unos pocos, ante el mal manejo del poder. Los adultos que creemos saberlo todo, estamos sesgados a ver en la propuesta de Jesús y en el aquí y ahora esa felicidad. Nuestra comodidad, nuestra miopía y cobardía a no perder el confort alcanzado no nos deja ser felices y descubrir ese mensaje de plenitud de Jesús y del cristianismo auténtico.

Mateo da en la clave, es cuestión de actitud y es cuestión de aventura. Por eso los jóvenes son los más indicados a vivir esa libertad que anhelan a recorrer el camino de la vida verdadera si saben dar el paso, eso es todo, atreverse a caminar, a no perder su mansedumbre de fondo, en medio de sus energías en explosión, pues solo en el diálogo sincero con el otro, el compañero y el amigo lograrán conseguir sus metas, sus anhelos, no aplastando, no avasallando. El manso tiene la herencia, el humus de la felicidad.

Felices los jóvenes que luchan por la paz, no solo que la anhelan, solo la conseguirán si la buscan, si plantean alternativas a la violencia que hoy se vive y no sirve para nada y causa muerte y desesperación. El joven pacífico, ama la naturaleza, los animales, la sencillez, no la hipocresía social reinante. Y sobre todo felices los de corazón sincero y transparente, piensan lo que dicen y lo hacen, tienen derecho a equivocarse, pero sobre todo a corregirse, darse cuenta que hay que aprender más para servir mejor, para ser y ser feliz de verdad.

Fabro, SJ

PARA PENSAR

¿POR QUÉ LA GENTE NO ES FELIZ?

Una respuesta es: por haber buscado en lugares equivocados.

¿UN CREYENTE QUE CAMINO DEBE SEGUIR?

La aventura de la vida propuesta por Jesús de Nazaret, amar y embellecer la vida

¿QUÉ TRABAJOS TENGO QUE HACER COMO JOVEN?

Potenciar mis actitudes que me hacen crecer: decir lo que siento, no ser violento y ser yo mismo.

#Felicidad #Jovenes #Febrero2017

105 views

© 2018 Para ti Joven. Todos los derechos reservados.