• Fabricio Alaña, SJ

Vivir despiertos: eso es Espiritualidad


Espiritualidad significa despertar. Y de esto es lo que habló Jesús en su vida terrena. Los evangelios, testifican esto como el estilo de vida que caracteriza el actuar de Jesús, no solo su prédica. “No temas, pequeño rebaño... Tengan ceñida la cintura y encendidas las lámparas... Estén preparados” (Lc 12: 32-48). En otra ocasión fue más enfático: “Estén atentos y despiertos...”(Mc 13:33). “Permanezcan despiertos y oren” (Mt 26:41). Este mensaje tan simple y profundo a la vez encierra una novedad que no siempre se la ha captado y una ruptura que no siempre se la ha deseado. Ya que preferimos lo conocido que lo nuevo a aventurarse. Por eso, hoy el cristianismo suena a viejo, a rancio, a poco impactante, sobre todo en los jóvenes.

Hoy tiene mucho más efecto para conseguir el estar atentos y el despertar juvenil una aplicación cibernética como EL POKEMON GO, que mantiene en vilo a miles de jóvenes por capturar pokemons. !Allí está! y son 250 los que tienen que capturarse. Con qué nos conecta, con una realidad virtual, fría, alejada de lo humano, sin contacto con rostros concretos sino rastros ciberespaciales. Hay que felicitar a los creadores de esta aplicación que han conseguido su objetivo. Pero los educadores y creyentes debemos reflexionar por qué no conseguimos el nuestro. Muy sencillo porque no vivimos la espiritualidad tan humana de Jesús, que es para el aquí y ahora y no para el más allá, que es concreta, está hecha de rostros, de ejemplos de la vida cotidiana que invita a lo profundo: donde está tu tesoro allí está tu corazón. Por eso apuesta a la confianza, a la audacia, al coraje de vivir: “se te ha dado el reino...atesora bienes duraderos, aprende a administrar la vida, pues al que mucho se le dio, mucho se le exigirá, al que mucho confió, más se le exigirá”. ¡SORPRÉNDENTE! ESTO ES VIVIR DESPIERTO.

Que no nos pase como le pasa a muchos personas que los lunes no queremos despegarnos de la cama: Un hombre toca la puerta del cuarto de su hijo, y le dice: -Jaime, !despierta!. Jaime responde: -No quiero levantarme papá. El padre grita: - Levántate, tienes que ir a la escuela. -No quiero ir a la escuela. -¿Por qué? -Por tres motivos, el primero, porque es aburrido, el segundo, porque los niños se burlan de mí, y el tercero, porque odio la escuela.

-Bien voy a darte tres razones por las cuales debes ir a la escuela -replica el padre- La primera, porque es tu deber, la segunda, porque tienes cuarenta y tres años, y la tercera porque eres el director.

Es más fácil vivir dormidos. basta con hacer lo que hacen casi todos: imitar, repetir esquemas, amoldarnos, ajustarnos a la cultura, al ambiente. Basta defender nuestras zonas de confort que motivarnos a cambiar, a ser mejores. Al sentir que nuestras vidas están vacías las vamos llenando de experiencias, información y diversiones. Nos engañamos viviendo agitados por la prisa y las ocupaciones. Podemos gastar la vida entera haciendo cosas sin descubrir en ella nada grande o noble. Incluso la religión ayuda a vivir dormidos, cuando se busca la paz a cualquier precio, la huida del mundo, una armonía interior aislada del contexto en que se vive, cuando se fomenta el miedo a la creatividad, cuando se pregona una tradición sin vigencia.

Para vivir despiertos es importante vivir más despacio, cuidar mejor el silencio y estar más atentos a las llamadas del corazón. Sin duda lo más decisivo es vivir amando. Solo quien ama vive intensamente, con alegría, vitalidad, despierto a lo esencial.

PARA PENSAR:

¿POR QUÉ LA RELIGIÓN NO AYUDA A MANTENERNOS DESPIERTOS?

Por no dejarse interpelar por el mensaje novedoso de Jesús y repetir esquemas.

¿POR QUÉ MUCHOS VIVEN DORMIDOS?

No quieren salir de su zona de confort. No han descubierto lo bello de la aventura de la vida.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA VIVIR DESPIERTOS?

VIVIR COMO JESÚS, AMANDO INTENSAMENTE con alegría y vitalidad.


21 views

Recent Posts

See All

MARIA ME LIBERÓ

Un grupo de jóvenes de un colegio católico comparaba su manera de expresar la fe con la de sus padres. Mi madre reza las novenas, asiste a la Iglesia, prende velas a santos, escucha programa radiales

© 2018 Para ti Joven. Todos los derechos reservados.